Guardián de la Última Doncella - Parte 1

Un Guardián no es humano ni una raza mortal conocida. Nadie conoce su forma física pero pueden asegurar que se parece a cualquier otra raza que camine a dos piernas y que tiene dos brazos y lo que suponen que es una cabeza. Sus ropajes son una capa con capucha que puede variar de color según el Guardián. Estos seres son capaces de utilizar la magia y protegen a las Doncellas, son sus guardianes. Hasta que empezaron a dar cazas a guardianes y doncellas por igual. Al día de hoy nadie a visto ningún Guardián con vida.

Hace mucho tiempo, en unas tierras muy lejanas vivía un Guardián. Éste Guardián, a diferencia de otros, protegía algo. O, más bien, a alguien. Protegía a una preciosa doncella. Por desgracia, él era el último Guardián con vida y ella la última doncella con la Marca. Era la doncella de Anar.

Anar es una ciudad bastante grande y bien poblada. La mayoría de sus habitantes están involucrados en la magia y la hechicería, y se considera notable por sus aguas excepcionalmente pura. Se encuentra en el corazón del reino y está construido principalmente de madera. Se defiende por una banda de mercenarios de élite, y su característica más destacable es la imponente acueducto.

El Guardián se llama Estyn y era el mejor Guardián de todos los tiempos, capaz de utilizar cualquier magia, tanto antigua como de las Nuevas Escuelas. Estyn se alojaba en la taberna El talento de Boulder.

Desde fuera parece acogedor, hogareño y cómodo. Madera y tallas de piedra intrincados constituyen la mayor parte de la estructura exterior del edificio. Es difícil ver a través de las vidrieras, pero la emoción desde el interior se puede sentir desde fuera. Al entrar en la taberna a través de la gruesa puerta de madera, que está recibido por la gente que baila y un ambiente agradable. El camarero se encarga de algunos clientes, pero se las arregla para dar la bienvenida con un gesto amistoso. 

Es tan encantador por dentro como lo es por fuera. Cuadriculado, las vigas de madera soportan el piso superior y los apliques unidos a ellos. Las paredes están llenas de tantos recuerdos diferentes, no está seguro de si trataban de ir para un estilo específico en un momento o sólo poner lo que quieran... La taberna en sí está llena. Comerciantes que pasan parecen ser la clientela principal, lo que podría ser visto como una mala señal, aunque está seguro de que no lo es. Varias largas mesas están ocupadas por grupos separados de personas, todos disfrutando de su compañía. Las otras mesas, más pequeñas también están ocupadas por gente que que parecen ser extrañas entre ellas, todos sentados en esas pequeñas mesas porque no hay otros asientos. Aunque todos ellos disfrutan claramente de la compañía mutua. Incluso la mayoría de los taburetes en la barra están ocupados, aunque nadie parece importarle más compañía. 

Estyn estaba en un taburete de la barra, con un baso lleno de una bebida típica de Anar. Esta bebida es un vino, llamada La Flor Caprichosa es dulce, con un aroma que llama y un sabor indescriptible, Es una bebida y un lujo, ya que es de los vinos más caros en el mercado. Pero lo importante es que aquel día, Estyn podía permitírselo gracias a la doncella.

Aquel día no podía pensar en otra cosa. No podía dejar de pensar en la desgracia que cayó bajo los guardianes. Todas las doncellas murieron, incluso su protegida. La doncella, cuyo nombre sigue siendo un misterio, murió unas semanas antes a causa de una enfermedad natural que él no pudo curar. Estyn la protegió desde que ella nació, y dio caza a todos los que intentó causar daños.

Añoraba su sonrisa, sus ojos, sus risas, su voz... Sobretodo añoraba su vida. Un Guardián debe su vida a la doncella. Si su protegida muere él queda libre de todo juramento y puede ir a donde desee. Pero Estyn no quería ese futuro. Aún no lo había aceptado. No había pasado el suficiente tiempo como para que ella muriese de forma natural. Pero así era el ciclo natural.

Lo que todavía no comprendía era porque había una barrera que no le permitía salir de aquella ciudad. Y por eso estaba en la taberna. Pensando que es en lo que había fallado para que no pudiese marcharse. Y por eso, el mayor Guardián de todos intenta buscar en su perfecta memoria un indicio que le lleve a lo que cualquier otro no habría podido ver.

Tal vez, la doncella no hubiese muerto de forma "natural". ¿O tal vez sí?

Comentarios

Entradas populares