La Ilusión Solitaria - Capítulo 14 - Hechizo, Corona y Rubí

Ya había pasado una semana desde que dejamos el Castillo de Plata y nos encontrábamos en el Gran Lago, al este del castillo. Era irónico su nombre ya que habían lagos muchos más grandes que aquel. Era mediodía y hacía un muy buen día y, durante toda la semana, ya habíamos dejado claro que deseábamos acabar con esto. Y no sabíamos cómo aún. Ésta parte de la historia fue corta, ya que todo lo que ocurrió fue intenso y corto. Duró solo el día que allí nos encontramos. Es uno de los días que jamás olvidaré. Es más la conversación que tuvimos aquella mañana que los hechos que ocurrieron.

"Creo que podemos sacar provecho de esto", habló Víctor. "Todos estamos con la incertidumbre de quién es el denominado 'Leyenda Inmortal' y si realmente se puede cumplir la maldición. O incluso la leyenda".

"Sí, ¿pero cómo podemos sacar provecho de esto?", preguntó Veitutxi con curiosidad. "Creo que, más que provecho, sería más una desventaja para nosotros. ¿No crees? Demencia ya sabrá que ocurrirá y seguro que va a pretender acabar con todos nosotros".

"No lo sabe", respondió enseguida y todos pusimos cara de confusión. "Tengo un contacto en la corte de Demencia, alguien que ella jamás sospecharía. Tiene el grupo de élite llamado Huevis y tanto esa persona como su grupo están en contra de Demencia. No dejan la corte y engañan a la Reina Negra para poder utilizar la información a favor nuestra."

"¿Y cuando pensabas contárnoslo?", preguntó Veitutxi algo mosqueada.

"Os lo estoy contando ahora, ¿no?", replicó. "Además, no conocía que ese grupo de élite sean espías de la resistencia y se pusieron en contacto conmigo anoche diciendo cosas que tal vez puedan ser de ayuda."

"¿Qué cosas pueden ser de nuestra ayuda?", Veitutxi se ponía nerviosa más nerviosa a la vez mientras los demás no queríamos interrumpir, ni siquiera nuestro querido amigo Javier. "¿Por ejemplo que muera? Además, si lo que nos está ocurriendo ahora lo contase alguien como una historia popular espero que los capítulos no sean cortos."

"No, la muerte de ella está incluso fuera de alcance de ese grupo", respondió entre risas Victor. "Pero hablan de un hechizo, una corona y un rubí que pueden ser de nuestra ayuda. Podría estar en el Castillo Azul las tres cosas."

"¿¡En el Castillo Azul!?", chilló. "¡¡Eso está en dirección contraria!! ¡¡Y muy lejos!!"

"Lo sé, pero primero de todo debemos ver al Mago", dijo con tranquilidad. "Después, con lo que nos diga, ya veremos si podemos hacer algo al respecto con ésta información y si puede ser cierta o no."

"¿Y quién ese la líder de ese grupo de élite que se ha puesto en contacto contigo?", preguntó aún alterada.

Victor no dijo su nombre, cambió de tema de una manera realmente sorprendente, y a pesar de habérselo preguntado muchas veces aquel día no lo dijo. O lo estaba ocultando o tenía dudas de si se podía confiar en esa líder. De cualquier forma, si era cierta esa información podríamos aprovecharla realmente.

Comentarios

Entradas populares