El Cazador y la Oscuridad - Capítulo 10: El Sueño de la Perdición

El día que quedaron durmiendo en el Reina del Niño Encantado tuvieron un sueño. Un sueño en común. El origen de ese sueño es desconocido, pero es algo que jamás olvidarán. El sueño es así:

>>Era de día, muy soleado. Sin nubes y sin viento. En una gran pradera hermosa, no había nada más que algún árbol solitario. No había nadie más que tres personas. Eran Gleomyr, Arana y Pegaso. Se miraban sin decir palabra. Pegado estaba indiferente, vestido con una túnica blanco puro, sin ningún dibujo. No tenía ni abalorios. Arana y Gleomyr tenían lo mismo que el día anterior y a los dos se les notaba rabia.

>>"Os quiero pedir perdón", hablaba Pegado. "Ella a perdido la razón, ella necesita de vuestra ayuda".

>>"¿Y ahora cambias de bando?", preguntó con rabia Arana.

>>"No, nunca he estado en ningún bando", respondió con serenidad mirándoles a los ojos. "Hice lo que hice por voluntad propia, nadie me obligó a hacerlo".

>>"¿Y qué razón te trae ahora a retirar tus amenazas?" dijo Gleomyr intentando ser paciente y tranquilo.

>>"Su perdición", fue su única respuesta.

>>"¿Su perdición? ¿Qué quieres decir con eso?", preguntó casi sacando la espada Gleomyr.

>>"Se muere".

>>Se quedaron de piedra ante aquella revelación. Esperaban que fuese una broma, se miraban con miedo. Cuando volvieron a mirar a Pegaso éste había desaparecido. Entonces apareció el viento, un viento suave y apacible.

El resto del sueño consiste en que ambos disfrutaron de aquello hasta que se despertaron y compartieron su sueño.

Comentarios

Entradas populares