Five Nights at Freddy's - El Mundo Alternativo - Noche 1

Nota: las imágenes, sonidos (si las hay) y algunos fragmentos de texto que aquí se han puesto son PROPIEDAD de Scott Cawthon. Han sido recogidos de la página de la Wiki de Freddy Fazbear's Pizza.

Existen dos mundos diferentes a éste. El primero es aquel mundo que ocurren cosas diferentes aquí. Se dice que todo ocurrió por primera vez abriendo una pizzería y con la muerte de varios niños. El segundo, según dicen, son simplemente juegos del primer mundo. ¿Y éste mundo? Es la realidad. NUESTRA realidad.
Hola, me llamo Nora. Soy una guardia de seguridad y fuí contratada para una semana entera en un restaurante español que se encuentra en Valencia. Este restaurante siempre fué muy popular desde que abrió hace casi diez años por los animatrónicos que tienen, ya que lo hicieron para entretener a los niños. Algo que hasta mi me parecía una muy buena pequeña y fuí a comer allí muchas veces ya que además del buen ambiente también hacían buena comida, y aprovechaba para ir con mis sobrinos.

Yo estudié para ser guardia de seguridad y recuerdo que uno de los lugares que me gustaría haber trabajado era en ese restaurante... hasta que estuve allí. Seguramente sabrás porqué. Salieron hasta en las noticias. Lo que jamás imaginé es que un restaurante como aquel hubiese hecho algo tan horrible como secuestrar a unos niños y matarlos. Y ocurrió no mucho antes que me contrataran.

Han pasado quince años desde aquello y ahora contaré lo que allí ocurrió, en las siete noches que estuve trabajando allí.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Noche nº1 - 21 de diciembre del 2001

Horario de trabajo: 12:00h - 05:00h

"Son las 12:00 de la noche y es mi primera noche en este restaurante. Me alegro haber conseguido este puesto, así puedo contribuir a que éste local pueda ir bien para los niños", pensé mientras entraba por la puerta y saludaba al empleado que cerraba.

"Ten cuidado con los animatrónicos", me dijo el empleado. "Los dejamos por la noche funcionando para que no se estropeen. Solo tienes que estar alerta a que nadie entre en el local y que los animatrónicos no estén donde no tengan que estar. Y una última cosa, hay algun animatrónico que habla y suele dirigirse a los guardias de seguridad. La que más habla es Baby, la que parece una niña con coletas".

Aunque aquello me pareció muy extraño no le di mucha importancia, si es lo que hacían en ese local yo no tenía porqué decir nada. La cuestión es que me dirigí directamente a la Sala de Seguridad y miré todo aquello con curiosidad. Cogí el manual de instrucciones y me puse a leerlos para poder ver cómo funcionaban las cámaras de seguridad. Todo estaba en un silencio sepulcral. Algo que en cierta manera siempre me ha tranquilizado.

Al cabo de casi dos horas intentando entender las instrucciones empecé a mirar las cámaras de seguridad para ver dónde se encontraban los animatrónicos. Y todo parecía estar en su sitio. También me explicaron que todos los animatronicos estaban en otras zonas donde no hay cámaras y que esos otros no deberían salir de allí.








Con aquello descubrí que de noche daban miedo mientras que de día parecen más inofensivos que un pájaro. Descubrí no mucho tiempo después de ver las cámaras un cuaderno con las imágenes de todos los animatrónicos que tenía el local y sus nombres, supongo que para que los nuevos guardias se los aprendiesen. Estos son:

 Ennard

 Baby

 Freddy

 Foxy

 Chica

 Bonnie

 Ballora

 Bidybab

 Electrobab

 Ballon Boy

 Puppet

Springtrap

Mangle

Jamás había visto a algunos como a Electrobab, Bibybab y Springtrap. Me dio escalofríos al verlos. No supe porque. Cuando vi la hora ya eran las tres de la madrugada. Al final iba a acabar mi primera noche sin que se moviese ningún animatrónico. Algo que hasta ese momento no me importaba que ocurriese. Así que volví a observar las cámaras, la que más miraba era la zona del cartel de "Feliz Cumpleaños". Me daban buenos recuerdos, en esa zona llevé a mi sobrino en su décimo cumpleaños.

Recuerdo que entre las 04:00h y las 04:30h me asusté mucho hasta que recordé las palabras del empleado de que algunos animatrónicos intentaban mantener una conversación con los guardias de seguridad. Baby dijo: "No te reconozco, eres nuevo... Recuerdo este... escenario, sin embargo... Es una cosa extraña lo que se quiere hacer, al venir aquí. Tengo curiosidad sobre los eventos que conducirían a una persona a querer pasar sus noches, en un lugar como este. Voluntad, tal vez curiosidad, tal vez ignorancia... Hay un espacio debajo de la mesa. Alguien antes que tú lo construyó como un escondite y funcionó para él. Recomiendo que te des prisa... Vas a estar a salvo allí, solo trata de no hacer contacto visual. Terminará pronto, perderán el interés."

Me quedé de piedra. No sabía si iba en serio o tomarlo como una broma de los empleados. Como una novatada de los demás compañeros. La cuestión es que escuché pasos.

Sin dudarlo un segundo me escondí bajo la mesa, tal y como me había indicado la animatrónico Baby y vi una reja para tapar el escondite. La cerré y esperé. Los pasos eran como pesados, así que o era un animatrónico o era otro compañero haciendo la broma. Sea como fuere, por el miedo que tenía en ese momento, yo prefería que al día siguiente dijesen que yo no estaba en mi puesto de trabajo a que se riesen de mí Me parecía de muy mal gusto aquello.

Cuando llegó vi unas piernas moradas. "Bonnie", pensé. "¿Qué debo hacer? Deberían haberme explicado qué hacer para que no se metan en la maldita oficina. O haberme dejado una nota o algo. Mañana hablaré con mi jefe".

Bonnie se quedó unos segundos allí y al cabo de cinco minutos volvió exactamente por donde vino. Tardé un poco en salir, no quería arriesgarme sabiendo que Bonnie había vuelto al escenario. Salí lentamente y miré las cámaras de seguridad. No había ni un solo robot fuera de su lugar, ni ninguna persona donde no debiera estar. Aquello me calmó.

El tiempo restante se me pasó demasiado lento para mi gusto. Pero ya no hubo ningún ruido, ni siquiera Baby volvió a hablar. Aquello lo agradecí.

Comentarios

Entradas populares