Cuento de lobos (versión 2) - Relato para niños

Hace muchísimo tiempo, cuando todo era joven y el tiempo acababa de formarse, no existían las incógnitas. Una de ellas era la razón de porqué los lobos aullaban a la luna. Ahora, el último que conocía ésta razón sobre los lobos, murió hace mucho tiempo. Y esa historia, contada de generación en generación reza así:

En el inicio de los tiempos, cuando los hombres aún no vivían en el mundo y no existía ni el día ni la noche, vivían dos dioses llamados Sol y Luna, dos amantes cuyos hijos eran lobos.

El dios Sol les enseñó muchas cosas: sobrevivir, el valor de una familia, a estar unidos, a confiar en ellos mismos, no echar de menos del pasado, a observar, a ver cosas que otros son incapaces de ver, conocer todos los secretos y guardarlos mejor que nadie.

La diosa Luna les enseñó: el amor y la bondad, el valor de la naturaleza y su belleza, a amar, a cuidar el entorno, a observar, poder ver lo oculto en las caras de todos.

Cuando los dioses vieron todo lo que les había enseñado quedaron satisfechos. Los lobos apreciaron lo que les enseñó los dioses y lo guardaron como suyo para siempre, pasando de generación en generación. Vivían en manada junto con sus padres, el dios Sol y la diosa Luna. Fueron felices y en una perfecta paz y armonía durante mucho tiempo. Hasta que esa paz fue perturbada por los primeros hombres.

Pero los hombres temieron a los dioses y no tardaron mucho en vencerlos. Al dios Sol lo convirtieron en el propio sol y a la diosa Luna a la propia luna y, así, se creó el tiempo. La maldición que echaron al dios Sol y a la diosa Luna era estar en el cielo buscándose sin cesar, no poder estar juntos nunca más.

Durante el día los lobos enseñan al sol todo lo que aprendieron de él mismo y el sol sonreía radiante orgulloso.

Y por la noche ocurre el milagro. Aúllan a la luna. Muchos dicen que la razón es la de hablar con otros lobos, otros que viene en su naturaleza, también se dice que es un juego. Todas correctas. Todas incorrectas.

La verdadera razón. La única razón que todos los lobos conocen, es la añoranza a la diosa Luna. Es un mensaje para ella. "Te echamos de menos", dicen, "queremos volver a sentir tu amor, madre".

"Y yo a vosotros, hijos míos", responde la luna cuando es grande, "y yo a vosotros".

Y esa es la razón. Echan de menos a su madre. Nunca la olvidan.

Comentarios

Entradas populares